La Estatua de la Libertad de Tokyo

Réplicas de la Estatua de la Libertad

La Estatua de la Libertad en Nueva York es un símbolo, no sólo de una gran ciudad, sino quizás de todo Estados Unidos. Es uno de esos monumentos que todo el mundo reconoce, comparable al Coliseo o las pirámides de Egipto.

El diseño original de la estatua

Muchos piensan que la estatua original es la de Nueva York pero en realidad el molde sobre el que fue acuñada se encuentra en París, en el Museo de Artes y Oficios y fue terminada por el escultor Bartholdi en 1878.

De este mismo molde se produjeron otros 12 ejemplares, el primero de los cuales se encuentra hoy en la entrada del Museo. Una segunda estatua de origen francés fue llevada a Tokio, Japón, a finales de los años 1990, para celebrar las excelentes relaciones entre los dos países y se encuentra en la isla artificial de Odaiba.

También en París hay otro en la Isla de los Cisnes, orientada hacia su hermana mayor y otro en los Jardines de Luxemburgo.

Pero a lo largo de los años muchos han intentado imitarla en todos los países del mundo, a menudo con resultados bastante mediocres.

Hasta la fecha, hay 302 ejemplares de la Estatua de la Libertad esparcidos por todas partes: 181 se encuentran en América del Norte (179 sólo en Estados Unidos y 2 en Canadá), 72 en Europa, 24 en Asia, 15 en América del Sur y sólo 1 en Oceanía y África.

Las estatuas de la libertad en África

Las estatuas de la libertad en África
La estatua de Marion en Sudáfrica

Partiendo de este último, ciertamente no se puede decir que sea una de las mejores imitaciones. En Marion, Sudáfrica, la estatua tiene una expresión severa que transmite agresión más que serenidad, su brazo extendido es más corto de lo esperado y los pliegues del vestido hacen pensar en un vestido sin planchar; Además, la figura también parece tener sobrepeso, tal vez porque está ubicada a la entrada del asador y bar neoyorquino.

Estatuas en Sudamérica

La Estatua de la Libertad en Colombia
La Estatua de la Libertad en Colombia

De los 15 ejemplares encontrados en Sudamérica, Argentina y Brasil compiten por la supremacía, con 6 estatuas cada uno.

Suelen encontrarse en la entrada de centros comerciales o locales con reminiscencias de Estados Unidos, están fabricados con los más variados materiales, desde bronce hasta acero e incluso plástico verde. La más curiosa de todas, sin embargo, se encuentra en Colombia, en Bogotá y es probablemente la copia más alejada del original.

Muchos la han aceptada como la Estatua de la Libertad por la similitud en la postura, la antorcha y los rayos de la corona, pero por lo demás es totalmente diferente, partiendo de que es una estatua masculina, como se puede entender por su desnudez.

Las Estatuas de la Libertad en Asia

La Estatua de la Libertad en Taipei, Taiwán
La Estatua de la Libertad en Taipei, Taiwán

Las estatuas asiáticas, sin embargo, son muy sobrias, fieles reproducciones de la de Nueva York y, como en América del Sur, están situadas en el exterior de grandes centros comerciales o de restaurantes y hoteles. China, un país conocido por reproducir salvaje y obsesivamente todo y a todos, sólo tiene 6 ejemplares de poco valor.

Cabe destacar la estatua de Taipei que fue diseñada como recordatorio del nuevo centro comercial cerca de la Torre 101, completamente dorada hasta 2009 y transformada por los dibujos que la cubrían, voluntariamente, después de que la ciudad acogiera un concurso internacional de graffiti.

Las Estatuas de la Libertad en Europa

Las Estatuas de la Libertad en Europa
Las Estatuas de la Libertad en Europa

Incluso entre las 72 copias europeas hay algunas que merecen una mención especial, empezando por una reproducción española conservada en la ciudad natal de Salvador Dalí, Cadaqués, un pequeño pueblo de la costa casi en la frontera con Francia.

La originalidad es que esta estatua tiene ambos brazos levantados, por lo que levanta dos antorchas y algunos afirman que el autor es el propio Dalí, aunque la autoría no encuentra apoyo en las fuentes.

La estatua ubicada en Salento, Italia
La estatua ubicada en Salento, Italia

Si Francia, patria de la estatua original que luego fue transportada a Nueva York, puede contar con 36 reproducciones, mención especial merece el propietario de un apartamento en la pequeña ciudad de Torre Suda, en Salento, que tal vez impulsado por un desenfrenado Pasión por América, construyó una copia de la estatua en su terraza, cuidando mucho los detalles y dotándola además de una sólida base de mármol.

También merece ser nombrado la reproducción de la Estatua de la Libertad más pequeña del mundo, ubicada en Gotemburgo, Suecia.

La fuente de los Cinco Continentes, de hecho, está formada por 5 figuras que sostienen en sus manos algunos hitos históricos de su continente y, para América, se eligió una pequeña reproducción de la Estatua de la Libertad.

Las Estatuas de la Libertad en Estados Unidos

La Estatua de la Libertad hecha de caramelos en Las Vegas
La Estatua de la Libertad hecha de caramelos en Las Vegas

Evidentemente sólo podemos terminar con dos citas del país que posee 179 ejemplares de la estatua, Estados Unidos, que además de las copias puede presumir del original.

Los hay de todas las formas, colores y materiales, del verde al azul, del blanco al dorado, de la terracota al metal, de la madera al yeso. Sin embargo, en dos de las ciudades más extravagantes de Norteamérica encontramos los ejemplos más divertidos.

En Las Vegas, además de la famosa del hotel casino New York New York, destaca en el interior de un centro comercial una estatua de mil colores, reproducción casi perfecta de la de Nueva York pero hecha íntegramente de dulces, mientras que una de las reproducciones de San Francisco retratan a una mujer muy rubia vestida con una bandera estadounidense de colores brillantes, colocada en el muelle 35, utilizado para recibir cruceros.

La estatua ubicada en Eslovaquia
La estatua ubicada en Eslovaquia

El premio especial a la copia más fea va a una estatua procedente de Eslovaquia, creada por el escultor Vladimir Eperjesi, especializado en el trabajo del metal y en la reproducción de monumentos famosos del mundo, como la Torre de Pisa y la Torre Eiffel.

La obra tuvo una pésima acogida, porque sus piezas están unidas de forma aproximada, dejando al descubierto grandes soldaduras horizontales y, además, la carrocería es decididamente rechoncha. Las duras críticas recibidas provocaron que la estatua fuera trasladada del centro de la capital, Bratislava, a la zona periférica del lago Kuchajda.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *